AULAS CONTAINERS: LA MAYORÍA SERÁN PARA ESCUELAS DE LA ZONA SUR

el 90% serán ubicadas en las comunas 4, 8 y 9

EL SUR “CONTENEDOR”

Aún sin saber bien cómo serán en cuanto a habitabilidad, la oposición a la resolución macrista es absoluta, porque cómo bien sentenció una maestra con la que habló este medio: -Yo no entiendo demasiado, pero un container es un container, ¿no? Me viene a la cabeza la imagen de un montón de películas donde los usan para trasladar ilegales como una mercadería más. Y sí. Su definición es una sentencia.

por Víctor José Del Vento y el equipo periodístico de “La verdad es

A la par de la apertura de los sobres de la licitación por las aulas-containers, se conoció otro de la Defensoría del Pueblo, que además de describir como serán, revela que la mayoría de las “aulas modulares” irán a distritos donde no se construyeron escuelas o donde las obras están atrasadas por otra de las consabidas –y probadas- subejecuciones del presupuesto porteño, en este caso en infraestructura escolar.

¿DÓNDE ESTARÁN?

El lapidario informe de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad revela que de las 42 “aulas modulares”, 40 estarán ubicadas en el sur porteño, mientras que las 2 restantes estarán en Palermo y Saavedra:

VILLA LUGANO
8 containers serán para el predio contiguo al instituto Ntra. Sra. de la Paz de avda. Piedra Buena y Zuviría. Allí instalarán 2 núcleos sanitarios, 1 comedor y cocina y 1 oficina para la dirección (*)
7 containers irán para el predio de la fábrica abandonada en el barrio INTA en Bermejo 6672. Allí ya cortaron los pastizales y serán 4 para aulas, 1 para sanitarios y 2 para administración (para el funcionamiento de un jardín de infantes).

VILLA RIACHUELO
8 containers serán para la Escuela Granja del Autódromo. Allí colocarán 7 para aulas y 1 para sanitarios. 2 de las aulas container “deberán incluir mesada (cambiador) y bacha con instalación de agua fría/caliente”, lo que implica su utilización por chicos de pre-escolar.

VILLA SOLDATI
9 containers en el predio de la Escuela N° 9 de Chilavert y Varela. 8 aulas “modulares” y 1 baño. Aquí también, 2 aulas containers deberán incluir mesada (cambiador) y bacha con instalación de agua fría/caliente.

LA BOCA
4 containers (3 para aulas y 1 para sanitarios) estarán en Palos Blanes y Villafañe, cerca de Casa Amarilla (aquí también hay un “Polo Educativo” inconcluso hace años).

PARQUE AVELLANEDA
3 containers para Lacarra 1135, Escuela N° 10 Distrito Escolar 13, en Parque Avellaneda. Paradójicamente, en esa escuela el GACBA hizo obras que autoridades, docentes y padres denunciaron por “innecesarias”.

SAAVEDRA
1 container en Pico 2629 (Jardín 5 del D.E. 10)

PALERMO
1 container en avenida del Libertador 4953 (Jardín de Infantes Nº 2)

A DESIGNAR
2 containers

¿CUÁNTOS CHICOS IRÁN POR AULA?

Más allá de la misteriosa actitud del Gobierno Porteño en la primer lectura del pliego, puede calcularse a priori (información no dan), con los datos si brindados, cómo será el “mundo container”.

Uno de los datos brindados por el Gobierno, es que entrarán 40 chicos por aula. Veamos. El artículo 90 del Reglamento Escolar, -así como un informe de la Dirección general de Planeamiento Educativo de Ciudad de 2012-, señalan un área mínima de las aulas de 1,35 metros cuadrados por alumno, y 5 metros cúbicos de volumen por chico (parámetro que en el sur no existe, ya que la falta de vacantes obligó, –bajo orden directa de la cartera-, a reducir considerablemente esa medida en detrimento del beneficio de los alumnos, para “que entren más”). Ahora bien, Noticiario Sur habló nuevamente con especialistas del sector, que señalaron: -”En un cálculo primario, sin datos específicos de los requerimientos, el modelo solicitado, tendrá 7 metros de largo por 8 de ancho. Bien, esto da un total de 56 metros cuadrados, que divididos por los 1,35 dan los 40 alumnos. O sea; estarían cumpliendo dicha normativa”.

¿CÓMO SERÁN?

El informe oficial establece que “las aulas escolares son locales de primera clase”, aunque no aclara porque ni cómo, pero sí que brindará más información la semana que viene. De los 42 módulos a adquirir, 32 corresponden a aulas, seis a sanitarios, uno a comedor y cocina, y tres a áreas de gobierno o administrativas. Todos tendrán base de madera o de hormigón y serán “apilables” hasta tres pisos. Los techos serán de chapa o de lámina metálica, de dos aguas, estructura cabreada metálica, y con sus correspondientes tubos de desagües. Tendrán escaleras externas y columnas de laminado en frío de acero de entre 3 y 4 mm. Las paredes exteriores deberán ser de chapa galvanizada recubierta de PVC, las interiores de 6 mm a 8 mm de madera aglomerada. El cableado eléctrico debe encontrarse oculto.

Hay precisiones sobre los que serán destinados a preescolares en cuanto a incluir mesada (cambiador) y bacha con instalación de agua fría/caliente, pero no especifica el pliego como serán los containers destinados a sanitarios.

Lo que si surge del pliego, es el infierno tan temido porque no habla en ninguna parte de aire acondicionado ni calefacción alguna.

EL ALTO COSTO DE LAS SUBEJECUCIONES

Subejecutar es el arte de fijar una partida de fondos en el presupuesto anual con determinado fin, para luego no gastarlo, o bien porque no se cumplió dicho fin, o simplemente porque el dinero se usó en otros fines.
Desde principios de año, vimos cantidad de notas con denuncias sobre múltiples subejecuciones presupuestarias del macrismo, fundamentalmente en el área social, “su costado más lamentable”. Allí vimos que prácticamente no levantó viviendas sociales en toda su gestión, desactivó planes de salud, educación, etc., etc., (y lo sigue haciendo)

Otro de los rubros de subejecución es el de la construcción y/o remodelación de escuelas. Aquí se certifica con claridad, toda vez que debe instalar containers en lugares donde no terminó construcciones iniciadas de escuelas. Un ejemplo es el predio de Piedra Buena y el de La Boca, donde abandonaron las obras a pesar que ambos tenían destinados los dineros, gracias a los fondos asignados a partir de la venta de los terrenos de Catalinas Norte.

* El caso del terreno de Piedra Buena es muy particular, ya que en 2009 Macri se lo cedió a una escuela privada, pero sin estar habilitado a hacerlo ya que no era un predio de la Ciudad. Entonces la Legislatura se lo impidió, -a medias-, con la sanción de la ley 4436 (de 2012) Por esta ley, el Gobierno de la Ciudad estaba obligado a construir un Polo Educativo que incluía un jardín de infantes y una escuela de nivel medio. La ley destinaba a esa construcción un presupuesto de 30 millones de pesos para 2013. Según el cartel de obra, a la construcción se destinaron $ 11.937.000, pero hasta ahora no se hizo más que un piso y una losa.

** El terreno de La Boca, lo mismo, aunque debía tener las remodelaciones y ampliaciones terminadas, la obra está abandonada.

El Distrito Escolar 21 de Villa Lugano es oficialmente el que registra mayor déficit de vacantes y no se han construido escuelas ningunas. Un referente de la docencia local señala: -“Hay un jardín en construcción en el predio de Larrazábal y Roca, donde hay una primaria, pero la obra está parada desde hace dos años y el mayor déficit de vacantes lo tiene la Villa 20 en Cruz y Escalada”.

LA OPOSICIÓN DICE

La Defensoría espera la respuesta del Ministerio de Educación porteño a un pedido de informes para conocer “el uso que se les pretende otorgar a las aulas móviles, las características constructivas y las condiciones de equipamiento, accesibilidad e instalaciones de las mismas.La instalación de aulas modulares es consecuencia de la subejecución del presupuesto en infraestructura”, afirmó Gustavo Lesbegueris, titular del Área Derecho a la Educación de la Defensoría.

“Al igual que en la anterior experiencia, las aulas móviles se piensan emplazar en su mayoría en barrios periféricos de la zona sur, lo cual reproduce situaciones de desigualdad educativa agraviantes a la dignidad de las personas que habitan esos barrios, principalmente los niños, niñas y adolescentes que cursarían en ellas, y sus docentes”, opinó el funcionario a Página 12.

“Recurrir a las llamadas ‘aulas móviles’ (o containers) es una medida totalmente arbitraria e inconsulta, atenta contra la calidad educativa y contra la dignidad de nuestros alumnos, sus familias y maestros, convirtiéndolos en ciudadanos con menos derechos, ya que un contenedor no es lugar para desarrollar actividades escolares, y menos con niños pequeños”. Así sentenciaba la tajante nota firmada por 15 supervisoras de nivel inicial, y dirigida al ministro Esteban Bullrich.

Fiel a su devoción eufemística; el gobierno porteño solo sigue diciendo que no son containers y dice que a partir del lunes 20, será más explícito.

Si según la cuenta oficial, 30 de los 42 containers serán para aulas, y en cada uno pondrán 40 alumnos, esto resolvería 1.200 plazas de las 15.000 vacantes faltantes que reconoce el gobierno. Ahora: ¿y las 13.800 restantes?