MIRIÑAQUE: EL CLUB DE LOS AMIGOS

el club cumple 80 años y lo festeja con nueva Sede

MIRIÑAQUE: EL CLUB DE LOS AMIGOS

Apenas uno entra al amplio y prolijo buffet del club de Lynch 3471 , como no leer una sentencia en grandes letras y sitial de privilegio: “el club de los amigos”. Tan escueta como contundente, la frase es el DNI del club. No es patrimonio de Miriñaque, pero es parte de su activo. Aquí la amistad es el eslabón perdido entre quienes “fabricaron” los clubes y quienes hoy lo disfrutan. Horacio De Santis lo sabe.

El presidente actual, es miembro de una familia de prosapia “clubera” (uno de la parentela fue presidente de Huracán). La flamante sede, lleva el nombre de su padre, Fausto De Santis (un homenaje de todos y no solo del hijo), así que este timonel de treinta y pico lleva en la sangre el virus de los clubes de barrio.

En la Comisión Directiva desde que cumplió los 18, no recuerda cuando dejó de ser uno de los tantos chicos que nació en el club, y que se hicieron grandes corriendo de aquí para allá y molestando el cabrero o el mus “de los viejos”. Los “pibes” que hoy lo acompañan en la CD, lo mismo. Son sus compañeros del rin-raje de ayer y de la militancia social de hoy. Casi todos tienen la misma edad y una historia parecida. Sus apellidos son historia en la vida del club y del barrio. Como en la peli de Scola, “La familia”, la casa (el club), los ve pasar de niños a adultos y los ve honrarla como su lugar en el mundo.

Son jóvenes pero lo eran más cuando se pusieron al hombro el recambio generacional dirigencial del club. Y se hicieron un tiempo (siempre robándole tiempo a sus vidas de “civiles”, claro) para ocuparse de “su casa”. El dato que no es demasiado habitual, es la buena voluntad, la probidad y el ingenio con que llevan adelante una gestión más que interesante en un sector complicado del barrio de Pompeya.

HABLANDO DE DAR

Miriñaque tiene una gestión prolija y espartana (la guita no sobra, pero se las arreglan…), y es un permanente dador solidario para con sus vecinos. Su oferta gana adeptos cada día y los dirigentes buscan en cada pibe a los que como ellos se enamoren del “miri” sin concesiones. “En 2012 comenzamos a trabajar en una idea de Horacio (el presidente) que se hizo realidad. Con el apoyo del Ministerio de Educación y de la ONG “VDAX”, comenzamos a recibir chicos para recibir Apoyo Escolar Gratuito y hoy tenemos unos cuarenta. Educación y la fundación aportan los profesores y un psicólogo y el club ambientó un salón que lo transformó en un aula con vista a la calle para que todo el mundo pueda ver a los chicos y a sus profesores”, refiere Claudio Cañas (Prosecretario) “Agregá que en esa misma aula, pronto comienzan clases de inglés gratuitas para los chicos para que tengan una herramienta más”, -dice Miguel Ángel Reyes-, “y eso lo costea el club” (cuando dicen “el club”, quieren decir “ellos”, aunque no lo ostenten…)

“En el club, cedemos las instalaciones sin cargo para que hagan actividades físicas los colegios Nº 24 Contraalmirante Martín Guerrico y el Nº 16 Sabina Bove de Bozalla. También el San Vicente de Paul pero ellos colaboran con un bono” Dice, Carlos Díaz (vicepresidente)

“En la Sede, por todas las actividades que se practican, el club no percibe un peso. Es un esfuerzo grande, pero los chicos que vienen tienen así un lugar donde se los recibe y se les da una prestación bárbara en lo social y deportivo”, define Fernando D’Angio (vocal) “Ah, y también le cedemos las instalaciones a un club de baby-fútbol de chicos de Zavaleta (la villa), para que hagan de locales todo el año porque allá nadie quiere ir a jugarles. Y juegan con su nombre y no con el de Miriñaque”, acota Osvaldo Perandones (vocal)

“Con la inauguración de la Sede, abrimos una Escuelita de Fútbol infantil a cargo de dos profesores de lujo como Diego “Tosca” Rendo y “Pato”. La mayoría de los chicos vienen de Zavaleta, son unos 50, y lo bueno es que además de no pagar un peso, al terminar cada entrenamiento les servimos una merienda”. Señala Horacio De Santis. “Aclará que eso lo bancamos nosotros de nuestros bolsillos. Estamos buscando alguna empresa que nos dé una mano con la leche y los alimentos. Por ahora lo que hicimos es un bono de $ 100 mensuales, para que cualquiera pueda apadrinar un chico de la escuelita.”, le acota Carlos Díaz, su vice. 

Y tienen un “certificado” de sus dichos y de sus obras, ya que el “Día Nacional del Voluntariado” recibieron un homenaje especial de parte de la Defensoría de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires (lo otorgan de manera conjunta) “por su desinteresada labor para el fortalecimiento y mejor funcionamiento de la sociedad”. Tomá mate, con los pibes…

LA “NUEVA AMIGA”: LA SEDE FAUSTO DE SANTIS

La Sede es un predio ubicado en Gramajo Gutiérrez 3634 (entre Cachi, Lynch y Alberto Einstein), que la Comisión Directiva recibió en comodato con cesión por tiempo indeterminado. Este terreno es propiedad de la centenaria Sociedad de damas de San Vicente de Paul, también dueña del barrio (también centenario…) de casas de alquiler, conocido como “La Colonia”, que es uno de los sitios referenciales de la iconografía local y porteña (Un dato: el Hospital Aeronáutico Central fue edificado en un terreno -frente a la Sede- que les confiscó Perón en el 50 y pico, a la Sociedad de damas vicentinas.)

Este predio sufrió sucesivas usurpaciones, -más allá de que en buena parte de su historia prestó servicios gratuitos a la comunidad, como “salita de primeros auxilios”-, y siempre ha sido motivo de preocupación para los vecinos. La última, fue a manos de una “sección local” de “La Cámpora”, que en una dinámica algo compleja…, ofreció en un principio como “un terreno recuperado para los pibes del barrio”, pero que “se retransformó magicamente” y terminó en una playa de estacionamiento pública. También, en las idas y venidas de los inquilinos, funcionó como “subsede o sucursal” de un prostíbulo del barrio y “dispensario” de drogas varias.

El punto es que desalentada la Sociedad Vicentina, -que no conseguía desalojarlos-, la actual Comisión Directiva, consiguió “negociar” con los “ocupantes” y dejaron el predio. Ellos, junto con otros vecinos, tuvieron -y plasmaron- la idea de alzar la sede del club, ofreciendo (en serio), un servicio socio-cultural y deportivo al barrio. El proyecto fue expuesto ante la Sociedad de San Vicente de Paul, esta aprobó y hace poco comenzó a funcionar. Hoy, como parte del arreglo, la CD de Miriñaque “subsidia” el alquiler de la vivienda particular del líder ocupa (y de sus propios bolsillos)

A ese “basurero y aguantadero de chorros, travestis y paqueros” (los vecinos dixit), los mismos jóvenes de esta Comisión Directiva lo limpiaron, refaccionaron, pintaron y acondicionaron. “Nosotros trabajamos duro por el predio. Tanto en los arreglos con los ocupantes ilegales, como en la refacción total: pero hoy lo recuperamos para todo el barrio. Eso sí; queremos manifestar nuestro enorme agradecimiento a la Sociedad de Damas Vicentinas por confiar en nuestra idea y cedernos el predio. También a nuestros vecinos de la colonia y del barrio por el apoyo en la recuperación del predio”, enfatiza Horacio De Santis.

 

El Presidente nos cuenta las obras realizadas en la sede Fausto De Santis: -“Hubo que hacer todo desde cero. Estaba abandonado y en pésimo estado tras las distintas usurpaciones. Hicimos la instalación eléctrica a nuevo, dentro y fuera de la Sede, e instalamos 6 equipos lumínicos de última generación para iluminar la cancha. La cancha era un baldío de tierra e hicimos trabajos de jardinería hasta recuperarla, e instalamos una red de contención atrás del arco para lograr un espacio más en el sector cancha (de 5 mts x 20 mts)”

“En el amplio sector de vestuarios, hicimos el trabajo más duro porque estaba destruido por el mal uso de los antiguos usurpadores. Igual, como es un espacio grande e importante, necesitamos hacer más obras y para eso necesitamos recursos económicos”.

“Hicimos a nuevo los baños del sector de parrillas y refaccionamos los del interior de la vieja vivienda. Otras obras imprescindible y grande de las que no se ven, fueron las de plomería y refacción en las cámaras sépticas y en los desagües, ya que se inundaba tanto afuera como en el interior. Con los nuevos caños y las cámaras más grandes el problema ya no existe más. Gracias al cambio de caños terminamos con el tema de la humedad y dejamos las paredes nuevas (salón, deposito, cocina, baños)”

“Recuperamos y dejamos en perfecto estado, tanto la cocina industrial como la heladera mostrador que se encontraban en el predio, prácticamente para desguace. Y Arreglamos las 4 estufas del salón. Instalamos los matafuegos e hicimos una limpieza del tanque de agua con su respectivo análisis.”

“Se repararon unas y se cambiaron otras aberturas (4 puertas y varias ventanas), como también trabajos de cerrajería para darle seguridad a la vivienda. Repusimos toda la vidriería de las instalaciones y reparamos la cortina del frente de la propiedad”

“En el perímetro de la sede, concientizamos a los vecinos para que no arrojen basura en las cuatro esquinas del predio. Se ha señalizado todo el sector para este fin y acomodado con trabajos de jardinería y albañilería toda la manzana”.

“Hicimos a nuevo la fachada de la propiedad y colocamos un cartel lumínico. También instalamos 3 carteles en todo el predio con el fin de darle seguridad al mismo y así evitar nuevos intrusos. Como también para que los vecinos se enteren de que pueden volver a utilizar el lugar.”

“En la sede tenemos las siguientes actividades por las que el club no percibe un solo peso: Escuelita de Fútbol infantil, Full contact, Hockey, Voley, Artes Plásticas, Cemcu (Defensa personal) y Murga”

“Y pintar. (Sonríe) Pintamos todo. Dentro y fuera. Quiero destacar que todos estos logros fueron con fondos propios o ayuda de socios y que por fortuna todos pusieron el hombro.”

Hoy Miriñaque en silencio está promoviendo la cultura de la convivencia aunque sus directivos ni lo tengan en cuenta. Hoy abren las puertas del club para los chicos del barrio y para los de la Villa Zavaleta. Los integran y los atienden con la misma fe. Así, en silencio y sin banderías hacen un trabajo ideal para “juntar y sumar.”

EL 80 ANIVERSARIO

El 12 de octubre Miriñaque habrá cumplido los 80 años. El Mono Díaz y su hermano Goyito, Gómez, Carmine, Brea, Benaglia, Suarez, Martínez, Álvarez, Calvo, Morales, Tucho Méndez, Manciñeiras, Chon Sartirana, “El Nono” Rodríguez, los De Santis; son solo algunos de la extensa lista de apellidos ilustres del parnaso miriñaquense, que hoy vigilan y celebran la gestión de estos pibes desde el cielo, mientras recuerdan la “carta magna” de “Lito” Benaglia uno de sus “próceres” fundacionales sabía decir: “Y para terminar este consejo les dejo a los jóvenes y viejos que lo quieran escuchar… No lo dejen manosear a nuestro Club tan querido, nunca se sientan vencidos aunque las cosas anden mal, procedan con fe y con lealtad que el Club, estará agradecido.”

 

(para Paco Bruno)